Main Content

Espiritualidad

Read in english

Información sobre la espiritualidad.

Espiritualidad

¿De qué trata?

Debido a que la lesión en la médula espinal puede ser un suceso que cambie su vida, se pone a prueba todo su estilo de vida, incluso su espiritualidad. Puede encontrarse a sí mismo cuestionándose sus metas en la vida, trabajo, responsabilidades con su cónyuge o hijos, padres y amigos. Aunque existen cinco dimensiones que componen la buena salud (social, física, intelectual, emocional y espiritual) la espiritualidad es la única dimensión que generalmente se pasa por alto. Es probablemente de la que menos se habla y trata en hospitales y otros entornos de atención médica. También es la dimensión que puede ser más controvertida y malentendida.

¿Qué queremos decir por "espiritual"?

Al nacer, cuando inhala por primera vez, se convierte en un ser espiritual. Pero, ¿qué significa esto? Lo espiritual interactúa con las otras dimensiones de la vida. Funciona parecido a los informes de tránsito que recibimos durante la hora pico. Detecta lo que sucede dentro de nosotros. Podemos optar por ignorar los "informes" o podemos escucharlos. Más aun, del mismo modo que una luz necesita electricidad para funcionar, el cuerpo humano necesita del espíritu para funcionar.

Algunas personas usan las palabras "espiritual" y "religioso" indistintamente, pero la espiritualidad es realmente un término amplio; las ideas religiosas son sólo parte de un concepto mucho mayor. Entonces, aunque la espiritualidad de algunas personas está muy relacionada con Dios o con un poder superior y puede incluir la veneración en una iglesia, sinagoga o mezquita, para otros la espiritualidad tal vez no tenga nada que ver con la religión y cosas como rezar o ir a la iglesia. Algunos ejemplos de actividades espirituales son la meditación, viajes, lectura, aprendizaje, o hacer algo nuevo, focalizarse en la naturaleza o sentirse profundamente conmovido por la música.

Créalo o no, hay pruebas…

Es a través de nuestros esfuerzos por entender las contradicciones, problemas y paradojas de la vida, que pueden producirse nuestras expresiones y crecimiento espirituales. La espiritualidad para algunas personas juega un papel importante en la calidad de vida, adaptación y búsqueda de significado en caso de crisis. En general, los investigadores también descubrieron que el bienestar espiritual y el físico están relacionados. Aprendieron que tales actividades como asistir a reuniones religiosas, meditación y plegaria, ayudar a los demás a través del trabajo voluntario y ser parte de un grupo o red de apoyo, están todas relacionadas con la salud.

De hecho, algunos estudios recientes demostraron que quienes asistían a servicios religiosos en forma periódica tenían menor índice de mortalidad que quienes no asistían con frecuencia, o quienes no asistían a ningún servicio religioso. Un investigador llegó a la conclusión de que quienes no recibían "fuerza o consuelo de la religión tenían casi el triple del riesgo de mortalidad dentro de los seis meses de la cirugía. La espiritualidad comprobó ser un amortiguador contra el estrés de la vida y ayudar a evitar la depresión. Aunque esto probablemente no signifique que quienes no van a la iglesia pueden mejorar mucho su salud comenzando a asistir a los servicios, sugiere que la asistencia periódica a largo plazo a los servicios religiosos puede marcar una diferencia positiva.

Meditación y plegaria

Estas dos actividades están íntimamente relacionadas y son parte integral de la espiritualidad: meditación y plegaria.

Meditación — que no es necesariamente una actividad religiosa – es un acto de sentarse tranquilo y solo en un lugar silencioso con los ojos cerrados, prestando atención a su respiración y repitiendo una palabra o frase durante el ciclo respiratorio. Es una forma de prestar atención a su yo interior o espiritual.

Hace quince años, el Dr. Herbert Benson, en The Relaxation Response (La respuesta de la relajación), mostró que las técnicas de relajación como la meditación tienen inmensos beneficios físicos, como menor presión arterial y reducción de la cardiopatía. Más recientemente, el panel del Instituto Nacional de Evaluación de Tecnología de Salud encontró pruebas de que las técnicas de relajación reducen también los dolores crónicos en una variedad de afecciones médicas.

La plegaria es buscar un poder superior en nombre suyo o de otros. Es algo que puede hacer con regularidad o en momentos de estrés, dolor o alegría. Puede ser un acto de comunicación espiritual con otro, sobre su propio dolor o problemas, o sobre los de otra persona, o cuando está agradecido por algo bueno que sucedió en su vida o en la de otra persona.

Dado que el 92% de los estadounidenses cree en Dios o en algún "poder superior" (encuesta de Gallup 2010) no sorprende que muchos pacientes crean que sus médicos deben tratar los problemas espirituales como parte de la atención médica. El Dr. Larry Dossey, en su libro Palabras sanadoras, describe la investigación que muestra que la plegaria tiene impacto en una gama de afecciones y enfermedades orgánicas: cardiopatías, hipertensión, accidente cerebrovascular, cáncer y enfermedad gastrointestinal.

Aunque no hay pruebas concluyentes del poder de la plegaria como sanación real, existen bastantes evidencias creíbles que demuestran que la plegaria tiene efecto positivo en la persona por la cual se ora, como también en la persona que lo hace.

¿Qué significa esto para usted?

Tal vez no se considere a sí mismo una persona espiritual. Tal vez no haya asistido a servicios religiosos durante mucho tiempo o incluso hace tiempo que no reza. Tal vez, al momento de su accidente y recuperación rezó una o dos plegarias… lo que algunas personas llaman "Religión de la trinchera". Es bastante normal. Ciertamente, en tiempo de guerra o de otra crisis, ya sea nacional, regional o personal, las iglesias se llenan de gente que intenta encontrar ayuda y sentido en el medio de un caos terrible que invadió sus vidas.

Así que ¿cuáles serían las ventajas de reflexionar sobre esa dimensión espiritual de su vida y trabajar en ella? Las ventajas pueden ser la reducción de estrés, menos dolores, un mayor nivel de calidad de vida y una mejor capacidad para adaptarse a su discapacidad. No hay garantía de esto, pero muchas personas encontraron resultados positivos enfocándose en lo espiritual.

¿Qué puede hacer?

Las siguientes actividades pueden ayudarlo a empezar o continuar su viaje hacia la espiritualidad.

  • Pruebe la meditación. Elija el libro de Benson The Relaxation Response (La respuesta de la relajación) o el último, Beyond the Relaxation Response: How to Harness the Healing Power of Your Personal Beliefs (Más allá de la respuesta de la relajación: cómo aprovechar el poder sanador de sus creencias personales). Pruebe en su biblioteca local o en el sitio de Internet Amazon.com.
  • Encuentre una iglesia, sinagoga o mezquita accesible y vea si cumple con sus necesidades espirituales. Los lugares de veneración le brindan fuerte apoyo social a las personas con diferentes necesidades físicas, emocionales y espirituales.
  • Ofrézcase como voluntario en organizaciones religiosas u otras sin fines de lucro. Ayudar a los demás también es un factor de protección.
  • Lea libros sobre espiritualidad, meditación o encuentre cintas de audio sobre temas relacionados. Si tiene computadora y acceso a Internet, busque sitios que traten los problemas espirituales.
  • Desarrolle algunas disciplinas espirituales. Esto puede incluir la plegaria, lectura de la Biblia, estudio o meditación.
  • Haga un curso de meditación o espiritualidad en la universidad local, la universidad "gratuita", la biblioteca o una organización religiosa.
  • Encuentre un grupo de apoyo o red de personas con similares problemas o inquietudes.
  • Rece. Enfóquese en su relación con Dios, su familia y amigos, y sus necesidades e inquietudes.
  • Cuéntele a su médico sobre sus necesidades físicas y espirituales. Se sorprendería de la apertura que tendrá el mismo frente a las necesidades espirituales.

Usted podrá descubrir que una o más de estas actividades lo pondrán en contacto con su dimensión espiritual y lo ayudarán en su trabajo para mantenerse bien. Recuerde: la investigación ya encuentra evidencia considerable de que las prácticas espirituales ayudan a fomentar los estilos de vida y conductas relacionadas con la mejor salud; bajan su riesgo de enfermedades y fortalecen su bienestar. También brindan apoyo social que disminuye el estrés y refuerza su capacidad para lidiar con el mismo.

Descargar PDF

Revisada: 3/2015

Otros recursos:

  1. Healing Words: The Power of Prayer and the Practice of Medicine (Palabras sanadoras: el poder de la plegaria y la práctica de la medicina), del Dr. Larry Dossey, Harper y Collins Publishers, 1993.
  2. Recovering the Soul: A Scientific and Spiritual Search (Recuperación del alma: una búsqueda científica y espiritual,) del Dr. Larry Dossey. Bantam Books, 1989.
  3. Head First: the Biology of Hope and the Healing Power of the Human Spirit (La cabeza primero: biología de la esperanza y el poder sanador del espíritu humano), de Norman Cousins. Penguin Books, 1990.
  4. Anatomy of an Illness (Anatomía de una enfermedad) (edición revisada) de Norman Cousins. Bantam Books, 1991.
  5. Celebration of Discipline: The Path to Spiritual Growth (Celebración de la disciplina: el camino hacia el crecimiento espiritual), de Richard Foster. Harper Publishers, 1988.

This resource provided as a courtesy of Craig Hospital. For more information, contact the Craig Hospital Nurse Advice Line at 1-800-247-0257.

Esta es una publicación de RRTC sobre Envejecimiento con lesiones en la médula espinal, financiada por el subsidio #H133B30040 del Instituto Nacional sobre Investigación de Discapacidades y Rehabilitación del Departamento de Educación de EE.UU. Las opiniones que aparecen en esta publicación son del beneficiario del subsidio y no necesariamente reflejan las opiniones del Departamento de Educación de EE.UU.

Disclaimer: The content in this document is intended for general informational purposes only and is not a substitute for professional medical advice or treatment for specific medical conditions. No professional relationship is implied or otherwise established by reading this document. You should not use this information to diagnose or treat a health problem or disease without consulting with a qualified healthcare provider. Many of the resources references are not affiliated with Craig Hospital. Craig Hospital assumes no liability for any third party material or for any action or inaction taken as a result of any content or any suggestions made in this document and should not be relied upon without independent investigation. The information on this page is a public service provided by Craig Hospital and in no way represents a recommendation or endorsement by Craig Hospital.