Main Content

Atención para el cuidado personal: ¿Cuánta ayuda debo contratar?

Read in english

Información sobre la atención para el cuidado personal.

Atención para el cuidado personal: ¿Cuánta ayuda debo contratar?

Hay muchas razones por las cuales las personas con discapacidades deciden obtener más ayuda. Algunas personas no tienen otra opción, debido al grado de sus discapacidades, debido a sus situaciones familiares o por sus dificultades de salud. Algunos no tienen tiempo para realizar su cuidado personal completo, los trabajos del hogar y otras tareas. ¡Y algunos simplemente no quieren hacerlo ellos mismos! Sin embargo, a pesar de los motivos para obtener ayuda, la mayoría de las personas prefieren mantener toda su atención y cuidados al mínimo y en la forma más ordenada que sea posible.

¡Organícese!

Organizarse es una buena forma de minimizar la perturbación y evitar que los cuidadores se transformen en el foco de su vida. Simplemente necesita calcular cuánta ayuda necesita. Hacerlo es un proceso de dos etapas.

En primer lugar, querrá consolidar las tareas para necesitar la menor colaboración que sea posible. Recuerde: los asistentes y colaboradores cobran por hora. Entonces, usted tendrá que “hacer las cuentas” y calcular simplemente cuánta ayuda realmente precisa.

Mantenga las cosas importantes…

Decida cuál es el extremo del día (mañana o noche) más importante para usted. ¿Cuándo necesita estar a tiempo? ¿Cuándo importa más su desempeño? Si trabaja fuera del hogar, las posibilidades de las mañana son bastante importantes. Si no va a un trabajo específico o si no necesita estar levantado y salir temprano, podría ser que la noche, cuando pasa más tiempo con la familia o los amigos, sea el momento más importante del día.

Sin importar cuánta asistencia necesitará, mantenga esta parte importante del día tan libre como sea posible de las tareas tediosas y que insumen tiempo. Si la mañana es su momento importante, pase las duchas, programas de defecación, limpieza de la bolsa de orina, etc. hacia la noche. Luego, cuando se levante, haga las tareas básicas: vestirse, higienizarse, lavarse los dientes, etc. Deje las tareas más difíciles e importantes para más tarde.

Por otra parte, si quiere tener una noche sin interrupciones con su familia e hijos, si quiere “navegar en la red” en las horas de la madrugada o si le gustan las fiestas, mantenga sus noches libres y traslade a la mañana todas aquellas tareas de rutina que le insumen tiempo. Luego, cuando esté listo para irse a dormir, puede hacerlo en cinco o diez minutos, después de simplemente lavarse los dientes, sacarse la ropa y deslizarse en la cama.

Sin importar cuál de los dos momentos (mañana o noche) son más importantes para usted, el objetivo es este: Durante ese tiempo, haga todo lo que pueda para minimizar la cantidad de cosas que tiene que hacer y la cantidad de tiempo que le lleva hacerlas.

Consolide

Luego, piense en las formas de facilitar las cosas:

  • ¿Puede trasladar las tareas a diferentes días de la semana para equilibrar la carga de trabajo con mayor uniformidad o incluso eliminar la necesidad de ayudar completamente en uno o dos días?
  • ¿Puede arreglarse con algunas de sus habilidades de vida propias independientes de forma tal que necesite incluso menos ayuda?
  • Si acercarse a la cama es lo que impide que vaya a la cama independientemente, trabaje con un terapeuta para ver si puede dominar esta tarea.
  • Si las conexiones de la bolsa de orina tienen problemas, considere las modificaciones del equipo que pueden facilitar las cosas.
  • Puede parecer como que se ha movido todo a un momento del día, pero recuerde: ¡usted tiene 7 días en una semana, 30 en un mes!
  • Haga que la persona que lo ayuda haga más de una cosa a la vez. Una vez que haya comenzado con su cuidado intestinal o mientras está en la ducha ¿podrían hacerle el almuerzo? ¿Podrían prepararle la cama y el equipo?
  • Traslade las tareas de forma tal que las tareas sencillas y sin complicaciones se agrupen juntas para que un amigo, pareja o incluso una hermana o hermano menor pueda realizarlas.
  • Considere el equipo o las modificaciones de forma tal que pueda hacer más por usted mismo. ¿Circuitos para vestirse? ¿Velcro? ¿Las lámparas que puede encender simplemente aplaudiendo?

Ahora, haga las cuentas…

Necesita calcular cuántas horas de ayuda necesitará por semana. A continuación hay una lista de verificación que han utilizado las personas con lesiones en la médula espinal para ayudarlos a calcular sus necesidades:

Un ejemplo útil (con suerte):

Hay cientos de formas para consolidar y algunas personas han podido agrupar las tareas hasta el grado tal que puedan eliminar al asistente de la mañana o de la noche.

Por ejemplo, Dave que sufre de cuadriplegia hizo estos cambios simples para su rutina:

  • Se dio cuenta de que como un estudiante, las noches eran su momento más importante. Por eso, cambió su ducha, lavado del cabello y el cuidado intestinal a la mañana.
  • Tuvo adaptadores de Velcro en sus zapatos.
  • Reemplazó sus broches del blue jean con Velcro.
  • Hizo que su colaborador de la mañana colocora previamente su almohadilla para el cuidado de la piel, esterilizara el sistema de drenaje urinario de la noche y volviera a fijarlo en forma recta con el extremo inferior y el conector ubicados en la cama en donde Dave pudiera alcanzarlo.
  • Hizo que movieran la cama de forma tal que pudiera alcanzar fácilmente el cordón de tiro para encender sus lámparas, como así también de su teléfono.
  • Hizo que su colaborador de la mañana corriera las mantas hacia el costado de la cama que estaba contra la pared en lugar de correrlas hasta los pies de la cama.

Cuando llegaba la noche y Dave no quería ir a la cama con el programa de alguien más, podía hacer el mínimo por sí mismo y acostarse en la cama con seguridad para dormir.

¿Esto significa que todo el mundo que reorganiza y consolida lo suficiente, será independiente y estará seguro por su cuenta? No, pero seguro todo el mundo puede hacer que su atención sea más sencilla y con menos desorden, más económico y en menos tiempo. Y eso ¡es muchísimo!

DESCARGAR PDF

Revisada: 1/2015

This resource provided as a courtesy of Craig Hospital. For more information, contact the Craig Hospital Nurse Advice Line at 1-800-247-0257.

Este folleto se redactó con fondos del Instituto Nacional sobre Discapacidad e Investigación de Rehabilitación del Departamento de Educación de EE.UU. Las opiniones que aparecen en esta publicación son del beneficiario del subsidio y no necesariamente reflejan las opiniones del Departamento de Educación de EE.UU.

Disclaimer: The content in this document is intended for general informational purposes only and is not a substitute for professional medical advice or treatment for specific medical conditions. No professional relationship is implied or otherwise established by reading this document. You should not use this information to diagnose or treat a health problem or disease without consulting with a qualified healthcare provider. Many of the resources references are not affiliated with Craig Hospital. Craig Hospital assumes no liability for any third party material or for any action or inaction taken as a result of any content or any suggestions made in this document and should not be relied upon without independent investigation. The information on this page is a public service provided by Craig Hospital and in no way represents a recommendation or endorsement by Craig Hospital.