Main Content

Investigación: células madre

Read in english

La información sobre la investigación de células madre.

Investigación: células madre

¿Qué son las células madre?

¿Alguna vez pensó de dónde proviene? ¿Cómo fue hecho? ¿Cómo creció a partir de dos diminutas células de su madre y su padre para convertirse en una masa humana de células que realizan funciones independientes?

El hecho es que nuestros cuerpos están compuestos por diversos tipos diferentes de células. Tenemos células de la piel, células cardiacas, células musculares, células óseas, células nerviosas, células renales. Incluso tenemos células que circulan por nuestros organismos luchando contra infecciones y manteniéndonos sanos. Existen más de 220 tipos de células en un organismo adulto. Cada una de esas células realiza funciones distintas y mantienen a nuestros organismos en perfecto funcionamiento.

Entonces, ¿por qué cuando me corto la piel, el organismo puede generar nuevas células de la piel y sanar la lesión, pero cuando me lastimo la columna, ella no se cura? ¿Por qué mi organismo sana una parte del cuerpo, pero no otra?

La respuesta la constituyen las células madre. Las células madre son células a las que no se les ha asignado un rol en el organismo. Cada célula en nuestro organismo fue, una vez, una célula madre. Piense en ellas como células que esperan para hacer algo. Cuando se formó por primera vez en el útero de su madre, usted comenzó como un puñado de células madre. Luego estas células se dividieron: algunas veces se les ordenó que siguieran siendo células madre y otras veces se les ordenó que se convirtieran en células específicas en el organismo, para llevar a cabo un rol específico. Algunas fueron a formar el cerebro, otras el corazón, algunas los ojos y así sucesivamente hasta que se desarrolló un bebé completamente formado.

A medida que usted crecía, su organismo seguía creando nuevas células, dividiendo las células madre y enviándolas para que se convirtieran en huesos, sangre, piel, etc., más grandes y fuertes, para que pudiera crecer y convertirse en un adulto completamente desarrollado. Una vez que se le ha ordenado a una célula madre en qué debe convertirse, la misma desempeñará ese rol para siempre. Una célula de la piel no puede convertirse nunca en una célula cardiaca y viceversa.

Las células madre también pueden ayudar a sanar el organismo cuando está dañado. Algunas áreas del cuerpo reciben muchas células madre nuevas que se unen a sus filas, siempre y cuando usted esté vivo. Por ejemplo, en algunos órganos, tales como los intestinos y la médula ósea, las células madre generalmente se dividen para reparar y reemplazar los tejidos desgastados o dañados. Sin embargo, en otros órganos, tales como el páncreas y el corazón, las células madre sólo se dividen bajo condiciones especiales.

Las células nerviosas comunican la información desde todo su organismo al cerebro y del cerebro al resto del organismo. Por ejemplo, leer un libro requiere que las células nerviosas presentes en los ojos transmitan la luz y el reflejo al cerebro para que el cerebro pueda traducir los patrones en comprensión. Además, las células nerviosas también comunican el tacto, las sensaciones y los movimientos corporales al cerebro para que el cuerpo pueda caminar o temblar cuando hace frío o sacar la mano de un plato caliente. El camino central entre el cerebro y el resto del cuerpo es la médula espinal. Cada órgano, hasta la punta de los dedos de los pies, se conecta a la médula espinal a través de las células nerviosas.

Cuando usted era niño, las células nerviosas se desarrollaban rápida y eficientemente. Estaba aprendiendo a caminar, hablar, leer, escribir, atrapar una pelota y reconocer el peligro, todas estas actividades requieren de células nerviosas para transmitir la información al cerebro. El cerebro recolecta información y le dice a las piernas cómo moverse, cómo sostener un lápiz o con qué color pintar. Pero, una vez que se han establecido estos caminos en el cuerpo, ya no hay necesidad de desarrollar nuevos caminos para que la información recorra el cuerpo. Por consiguiente, después de algunos años, el desarrollo de las células nerviosas se hace más lento.

El cuerpo es eficiente: si no necesita realizar cierta función, como crear nuevos caminos para que la información viaje entre el cuerpo y el cerebro, deja de poner energía en esa área y se concentra en otras actividades. Para el momento en que es adolescente o adulto joven, la capacidad de crear nuevas células nerviosas ha desaparecido. Mientras que las células madre que tenía cuando era un embrión en el útero de su madre podían dividirse y convertirse en todos los tipos de células del organismo, las células madre adultas sólo pueden producir una cantidad limitada de tipos de células, las células nerviosas generalmente ya no pueden crearse cuando se es adulto.

Entonces, ¿si el organismo ya no puede crear nuevas células nerviosas para repararse como adulto, por qué no tomamos células madre de embriones, las ponemos en mi organismo y hacemos que se conviertan en células nerviosas?

Si se le ocurrió esto, no está solo. Los científicos del país se han preguntado lo mismo y han realizado o están actualmente realizando investigaciones para descubrir cómo hacer esto. Sin embargo, actualmente no existe una terapia segura, efectiva y probada para curar las lesiones en la médula espinal. Los científicos no han encontrado una manera de convertir las células madre en células nerviosas para curar las lesiones en la médula espinal.

Nuevamente, actualmente no existe una terapia segura, efectiva y probada para curar las lesiones en la médula espinal.

Pero encontré esto en Internet...

El Turismo de células madres, como se lo denomina comúnmente, describe cuando una persona compra un tratamiento experimental, que generalmente involucra el trasplante de “células madre”. Generalmente, estos tratamientos se administran en países que tienen muy pocas protecciones de seguridad implementadas o las mismas no son efectivas. Esto significa que las clínicas y las compañías que ofrecen estos tratamientos no necesitan demostrar que sus publicidades son ciertas. Pueden alegar que curan las lesiones en la médula espinal o que su tratamiento no tiene riesgos y no necesitan demostrarlo. Ir a otro país para un tratamiento experimental puede ser muy costoso y peligroso.

“Frecuentemente, los proveedores de estos tratamientos intentan establecer un manto de credibilidad citando estudios experimentales, con los que no tienen relación directa. Muy a menudo los datos científicos críticos para avalar la seguridad y la eficacia de nuevos tratamientos son tan escasos, que se basan en testimonios de pacientes o de los miembros de sus familias. Las anécdotas informadas por los pacientes no son un sustituto de la evidencia médica.” (Blight et al, 2009).

Cuando una persona paga miles de dólares por un procedimiento experimental, tiende a querer creer que funcionó. La mayoría de los testimonios son tomados después de que se realiza el procedimiento y las emociones y esperanzas son altas. Desafortunadamente, los testimonios no cuentan como evidencia física.

Sin investigaciones rigurosas que demuestren que el procedimiento es seguro y efectivo, lo cual significa que no lo lastimará ni matará y que realmente hace lo que alega hacer, un tratamiento o procedimiento experimental no puede ser recomendado ni aconsejado por Craig Hospital.

Recuerde: independientemente de los testimonios y de lo que digan los sitios Web persuasivos, no existen terapias que hayan demostrado, mediante investigaciones rigurosas, ser seguras y efectivas para curar lesiones en la médula espinal.

¿Qué tengo que perder?

Tiene mucho que perder: la vida significa más que poder caminar. De hecho, después de una lesión en la médula espinal, los estudios han demostrado que las prioridades cambian y las cosas que son más importantes en la vida de uno también cambian. En un estudio, 195 hombres británicos con lesión en la médula espinal participaron en un proyecto de investigación que se realizó durante varios años. Todos ellos tenían 16 años de edad o más cuando se lesionaron y, para el momento en que se realizó la investigación, habían estado lesionados durante, por lo menos, 20 años. El estudio demostró que las cosas materiales no eran tan importantes para los hombres con SCI como lo eran para la población en general. Los hombres con SCI informaron que su salud y seguridad personal eran las más importantes, seguidas por las relaciones con sus cónyuges, familias y amigos.

Mientras que la mayoría de nosotros compartimos objetivos similares y amplios, ser felices, estar conectados, hacer un aporte a la sociedad, la forma en que tratamos de alcanzar dichos objetivos y cómo los medimos puede ser muy diferente. La discapacidad, en general, y las lesiones en la médula espinal, en particular, son sólo dos de las muchas cosas que pueden alterar la forma en que vemos nuestras vidas.

En el estudio anterior, aunque los hombres con lesiones en la médula espinal calificaron su salud como importante, ¡no veían su salud ni su trabajo como críticos para su calidad de vida! En cambio, lo que decían que les importaba más para su calidad de vida era socializar, la recreación, tener un cónyuge o amante y tener amigos. Ninguna de estas cosas dependía de encontrar una cura para la lesión en la médula espinal, pero sin su salud, sin socializar y sin recreación con sus amigos y familias, esto puede volverse difícil, lo cual disminuye su calidad de vida.

Entonces ¿cuáles son mis opciones?

Con una breve búsqueda en Internet, se pueden encontrar muchos artículos serios sobre gente inescrupulosa que se hace pasar por científicos o médicos “respetados” que ofrecen “curas” para la lesión en la médula espinal, que dan como resultado la muerte o complicaciones que los debilitan de por vida.

Las personas que deseen continuar informándose sobre el tratamiento con células madre e investigaciones deben familiarizarse con la Sociedad Internacional para la Investigación sobre células madre, http://www.isscr.org. Esta organización está dedicada a garantizar que los tratamientos de investigación sobre células madre se administren de manera justa, segura y efectiva para los pacientes.

Las personas también deben familiarizarse con el Instituto Nacional de la Salud (NIH o National Institute of Health) en los Estados Unidos para obtener información y explicaciones adicionales sobre los ensayos clínicos escritos y registrados ante NIH. Pueden encontrarlos en www.clinicaltrials.gov/ct/info/resources/

Se encuentra disponible más información sobre las preguntas que deben realizarse a quien ofrezca un tratamiento para SCI en un documento gratuito: “Tratamientos experimentales para la lesión en la médula ósea: qué es lo que debe saber”. El mismo se encuentra disponible en varios idiomas en la Campaña Internacional para las Curaciones de Parálisis (The International Campaign for Cures of Paralysis) www.campaignforcure.org.

Aunque estas bases de datos y sitios Web no incluyen todos los ensayos clínicos, brindan buena información sobre investigaciones científicas actuales y rigurosas.

Mi hermana va a tener un bebé: ¿debo hacer que guarden la sangre del cordón umbilical?

Al igual que la médula ósea, guardar la sangre del cordón umbilical y las células madre no es controvertido, es por eso que no existe un debate político ni ético. Actualmente, casi 80 enfermedades que ponen en riesgo la vida se tratan con células madre del cordón umbilical.

El costo de guardar sangre del cordón umbilical es inicialmente caro y debe planificarse antes del parto. También existe una cuota mensual continua por el almacenamiento. La información sobre las compañías que brindan este servicio puede discutirla con su obstetra/ginecólogo y/o buscarla en Internet.

En este momento, el uso de las células madre de la sangre del cordón umbilical para tratamientos emergentes aún se encuentra en etapa experimental. Además, el éxito depende de muchos factores, tales como la salud del receptor, el tipo de enfermedad y la relación y concordancia entre donante-receptor.

Actualmente, no existe garantía de que la sangre del cordón umbilical tenga una buena correspondencia o que proporcione una curación.

El rol de Craig Hospital

Además de nuestra excelencia clínica y de la de nuestros programas, continuamos involucrados en una variedad de proyectos de investigación de vanguardia, que aseguran los mejores tratamientos posibles para los mejores resultados posibles.
Los estudios continuos en el área de las lesiones en la médula espinal incluyen:

  • Separación de la ventilación
  • Estudios sobre la calidad de vida:
  • Impacto de las lesiones en la médula espinal sobre la participación en la fuerza laboral
  • Mejora de los resultados después de la lesión
  • Áreas de preocupación para los miembros de la familia que brindan asistencia a un ser querido con lesión en la médula espinal
  • Posibles terapias con células madre humanas en un estudio de laboratorio conjunto con el Instituto Karolinska en Suecia
  • Necesidades de las poblaciones marginadas subcontratadas por la Universidad Médica de Carolina del Sur
  • Envejecimiento con lesión en la médula espinal
  • Seguridad y eficacia del uso de células macrófagas para tratar lesiones completas de la médula espinal
  • Exploración de la genómica y bioquímica del dolor neuropático después de una lesión en la médula espinal, en un proyecto conjunto con el laboratorio de Linda Watkins, PhD. En la Universidad de Colorado, Boulder
  • Acupuntura como tratamiento de la lesión aguda en la médula espinal

Para obtener más información sobre las investigaciones actuales en Craig Hospital, visite nuestro sitio Web: www.CraigHospital.org.

¿Qué más puedo hacer para estar listo cuando se apruebe la terapia con células madre?

Siga realizándose los exámenes de rutina, tales como los exámenes de seguimiento periódicos de la lesión en la médula espinal. También debe estar en forma, ejercitándose como si no estuviera discapacitado y comer sano. En caso de que se aprueben los ensayos, las personas más sanas serán convocadas para participar.

Descargar PDF

Revisada: 3/2015

This resource provided as a courtesy of Craig Hospital. For more information, contact the Craig Hospital Nurse Advice Line at 1-800-247-0257.

Disclaimer: The content in this document is intended for general informational purposes only and is not a substitute for professional medical advice or treatment for specific medical conditions. No professional relationship is implied or otherwise established by reading this document. You should not use this information to diagnose or treat a health problem or disease without consulting with a qualified healthcare provider. Many of the resources references are not affiliated with Craig Hospital. Craig Hospital assumes no liability for any third party material or for any action or inaction taken as a result of any content or any suggestions made in this document and should not be relied upon without independent investigation. The information on this page is a public service provided by Craig Hospital and in no way represents a recommendation or endorsement by Craig Hospital.

Related Resource Topics