Main Content

Marihuana y otras drogas después de la discapacidad

Read in english

Información sobre marihuana y otras drogas después de la discapacidad.

Marihuana y otras drogas después de la discapacidad

Elija un camino hacia un estilo de vida más saludable

Enfrentar una discapacidad no es fácil. Puede conducir a la gente al consumo indebido de marihuana, estimulantes y depresivos y esto puede dañarlos gravemente. Aquí se detalla información útil para tomar decisiones más saludables.

¿Se identifica con alguna de estas historias?

  • Los espasmos de Jim son tan terribles que toma el doble de su dosis de relajantes recetados, para poder disfrutar del “happy hour” con sus compañeros de trabajo...
  • Sally está exhausta y deprimida después de un día entero de rehabilitación. Toma los relajantes musculares que le recetó su médico, y decide tomar vino con la cena...
  • La búsqueda de empleo de Alan es difícil y está preocupado. Está ansioso por probar que su discapacidad no lo retrasará, así que toma “estimulantes” para levantar el ánimo...
  • Cuando los amigos de Ronald le ofrecen marihuana, acepta. Desde la lesión, desea “tomarle el ritmo a las cosas"...
  • Marcel siente dolores. Varios médicos le recetaron analgésicos, que puede tomar "según sea necesario" para su lesión. Empieza a tomar varias drogas diferentes al mismo tiempo...

Acerca del problema

Muchas personas con discapacidades consumen alcohol, tabaco y otras drogas, generalmente por el mismo motivo que las personas que no tienen discapacidades. No obstante, existen razones relacionadas con la discapacidad que aumentan la presión de beber, fumar o consumir drogas ilícitas. Estas incluyen:

  • Aislamiento social
  • Consumo de medicamentos adictivos
  • Dolores crónicos
  • Demasiado tiempo libre
  • Sensación de soledad y depresión
  • Desear integrarse bien con los amigos
  • Apoyar el esfuerzo hacia la independencia

Si un familiar con discapacidad consume alcohol, tabaco u otras drogas, podría tener graves problemas de salud en consecuencia. Para algunas personas con discapacidades, todo consumo de alcohol u otras drogas puede ser muy peligroso. Esto sucede por la forma en que el cuerpo y la mente de la persona reaccionan a los medicamentos que toman. Por ejemplo, algunas personas con discapacidades del sistema nervioso pueden sufrir convulsiones si beben alcohol u otras drogas.

Marihuana

Las leyes de algunos estados le facilitaron a las personas el poder obtener marihuana bajo una orden médica. En estos momentos, la marihuana aún constituye una infracción de la ley federal. Las leyes federales, o las leyes que gobiernan a los 50 estados, anulan a las leyes estatales en un tribunal.

Existen usos clínicos de la marihuana para personas con algunas enfermedades como el cáncer. Pero los efectos de la marihuana en personas con lesión de la médula espinal y lesión cerebral son más dañinos que beneficiosos. Por eso los médicos de Craig Hospital y CNS no aprueban, ni apoyan ni recetan marihuana.

Fumar marihuana trastorna la orientación y la movilidad. Puede aminorar su tiempo de reacción y dificultar las tareas más difíciles. También irrita la garganta y los pulmones, aumentando la posibilidad de infecciones respiratorias e interfiere con el aprendizaje y la motivación.

La marihuana también interactúa con muchos medicamentos recetados después de la SCI (lesión de la médula espinal) y TBI (lesión cerebral traumática). Los efectos de mezclar medicamentos comunes que toma ahora, con marihuana, pueden causar peligrosos efectos secundarios en su corazón, cerebro y salud mental. También, la marihuana interfiere con los horarios de medicamentos, acelerando o disminuyendo el efecto del medicamento.

Marihuana + Efectos en el cuerpo
CerebroLa marihuana cambia su visión de la realidad. Puede tener problemas de memoria, aprendizaje y para pensar claramente y resolver problemas. También la pérdida de coordinación disminuye su capacidad para responder con rapidez. Todos estos efectos pueden durar semanas después de dejar el consumo.
EmocionesLa marihuana lo hace más propenso a la depresión y ansiedad. Puede experimentar la pérdida de interés en la vida, trabajo, familia y amigos. Es muy común que las relaciones empeoren y afecte el trabajo y la escuela.
PulmonesLa marihuana contiene 50% a 70% más de químicos cancerígenos que el humo del tabaco. Los que la consumen inhalan más profundamente y mantienen el humo en los pulmones más tiempo que los fumadores de tabaco, lo cual puede aumentar la cantidad de alquitrán y químicos que se acumulan en los pulmones. Al no filtrarse el humo de la marihuana, un cigarrillo de marihuana equivale a 10 a 40 cigarrillos de tabaco. Los que fuman marihuana tienen más tos crónica e infecciones pulmonares que los no fumadores
CorazónLa marihuana aumenta la presión arterial y el ritmo cardíaco entre un 20 y un 50%. El monóxido de carbono inhalado puede disminuir la capacidad de la sangre para transportar oxígeno.
Sistema inmunológicoEl THC, principio activo de la marihuana, puede modificar la forma en que el cuerpo combate la infección y el cáncer.
EmbarazoFumar marihuana durante el embarazo puede causar efectos perdurables en el niño. Puede ocurrir que el bebé no tenga un crecimiento normal. El niño puede tener más problemas de conducta y de aprendizaje del lenguaje, atención y memoria.
Interrupción abruptaDespués del consumo crónico de marihuana, dejarla en forma abrupta puede causar agitación, aprehensión, agresividad, temblores, dificultades del sueño, y sudor incontrolable.

Estimulantes

Los estimulantes como la cocaína y demás, estimulan su sistema nervioso central durante un tiempo breve. La sensación es solo temporaria, y cuando vuelve al estado normal, se siente más deprimido que antes de tomar la droga.

Estas drogas:

  • Dificultan el sueño
  • Causan ataques de pánico
  • Causan aumento súbito de la presión arterial y aumentan el riesgo de accidente cerebrovascular
  • Contrarrestan a los medicamentos para la presión arterial
  • Le hacen perder el apetito, causando pérdida de peso
  • Funcionan contra todo relajante recetado

Depresores

Los depresores se usan para disminuir el dolor y la ansiedad. Los ejemplos incluyen Valium, Codeína, Percodán, Librium, tranquilizantes y píldoras para dormir. Es muy fácil desarrollar una tolerancia física a estos medicamentos y llegar a la sobredosis.

Estas drogas:

  • Causan reacciones peligrosas, incluso fatales cuando se mezclan con otros depresores como el alcohol y la marihuana
  • Pueden hacerlo más lento y adormecerlo si no se toman correctamente
  • Interfieren con la orientación, movilidad y tiempo de reacción

Buenas noticias:

El consumo de drogas después de la discapacidad es frecuentemente en respuesta a las situaciones negativas, como pérdidas, duelo, soledad, jubilación o enfermedad. Las estrategias para tratar con estas pérdidas pueden incluso reducir el aislamiento, tratar la depresión y reducir los factores de estrés de la vejez.

La buena noticia es que muchos factores implicados en el consumo de drogas, como problemas de salud, pérdida de autoestima, demasiado tiempo libre, aislamiento, depresión, problemas financieros, cambios en la familia, son problemas que usted trató con éxito antes. Su trabajo es recordar esas habilidades para la adaptación y recordar: usted sabe cómo hacerlo.

“El éxito en la rehabilitación requiere de compromiso, energía y determinación... la rehabilitación requiere de sobriedad”. -James S. Jeffers, Director División de Servicios de Rehabilitación de Maryland

DESCARGAR PDF

Revisada: 3/2015

This resource provided as a courtesy of Craig Hospital. For more information, contact the Craig Hospital Nurse Advice Line at 1-800-247-0257.

Parte de este documento fue originalmente producido y publicado por el Centro de recursos sobre prevención de abuso de sustancias y discapacidad, y financiado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de de EE.UU., Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias, Centro para la Prevención de Abuso de Sustancias, División de Educación Pública y Difusión.

Disclaimer: The content in this document is intended for general informational purposes only and is not a substitute for professional medical advice or treatment for specific medical conditions. No professional relationship is implied or otherwise established by reading this document. You should not use this information to diagnose or treat a health problem or disease without consulting with a qualified healthcare provider. Many of the resources references are not affiliated with Craig Hospital. Craig Hospital assumes no liability for any third party material or for any action or inaction taken as a result of any content or any suggestions made in this document and should not be relied upon without independent investigation. The information on this page is a public service provided by Craig Hospital and in no way represents a recommendation or endorsement by Craig Hospital.